André Malraux, El Museo Imaginario.

El libro, en una cita:

“Si sintiéramos lo mismo que la gente de la Antigüedad al ver una obra de arte, no la dejaríamos en un museo”.

En una línea:

La posibilidad de mostrar reproducciones de obras de arte (fotografías en libros de texto, por ejemplo) y de agruparlas en museos, hacen que cada obra tenga por testigo a todas las demás; algo que nunca en la historia había sucedido.  Llegamos así a la intelectualización del arte, alejándonos del sentimiento, y del sentido original de cada obra. 

En internet:

André Malraux, Amazon (francés).

Más:

Nuestra percepción de los artistas ha cambiado enormemente a lo largo de la historia. En un momento dado Rembrandt y Goya eran ignorados o menospreciados; en otro, el ideal era representado por Murillo.

La belleza ideal ha ido cambiando, incluso en una misma época (Stendhal contra J. L. David y Poussin, por ejemplo). Cada obra de arte representa la concepción del hombre de una época; no siempre se ha buscado reflejar fielmente la realidad.

El arte nuevo trata de transmitir un mundo nuevo creado por el artista: transforma el sujeto del cuadro en un universo pictural autónomo, coherente y particular; se sirven de lo pintado para crear su propia poesía.

Anuncios