Amin Maalouf, El Desajuste del Mundo.

El libro, en una cita:

“La evolución moral de occidente ha sido mucho menor que la material”.

En una línea:

La situación mundial actual se debe a una doble falta de legitimidad: Occidente, sin credibilidad moral al no aplicar los valores que predica. Oriente, anclada en un pasado de fracasos, sin una moral universal, con una política mezclada de religión como única seña de identidad. Hay retos para el futuro, que pasan por la adecuada integración de los inmigrantes.

En internet:

Amin Maalouf, Casa Del Libro.

Más:

Nos enfrentamos a problemas globales a corto plazo, que sólo podemos superar con una conciencia universal, dejando a un lado prejuicios, ideas preconcebidas y miedos. Las culturas diferentes a la nuestra no vienen de otro planeta y son, ante todo, seres humanos. Maalouf nos propone que nos centremos en la cultura como forma de conocer al prójimo, ensanchar nuestras miras y adquirir una conciencia universal de humanidad.

Occidente perdió su oportunidad de ser garante de valores universales al no aplicarlos durante la época de las colonizaciones. O más recientemente, al impedir mediante golpes de Estado que países como Irán e Indonesia tomaran caminos democráticos.

Es paradójico pensar que una institución tan conservadora como la Iglesia Católica ha supuesto una forma de progreso de Occidente: hace que los cambios sean, aunque lentos, irreversibles. El anticlericalismo musulmán (sin intermediarios entre el hombre y Dios) y las constantes derrotas de califas contra sultanes han impedido la formación de una Iglesia semejante.

Hay motivos para la esperanza, al ver que las dos naciones más pobladas del mundo (la India y China) están saliendo de la pobreza. 

Anuncios