Jesús Mosterín, Historia del Pensamiento en Roma.

El libro, en una cita:

“Ten cada día por una vida”. Séneca.

En una línea:

La filosofía romana ha seguido las necesidades sociales de cada momento: Los epicúreos, evitar el miedo y el dolor: la felicidad es cuestión de predisposición. Los estoicos, ética para el hombre de la calle: tranquilidad de ánimo, no preocuparnos por lo que no depende de nosotros. Los escépticos, sin coherencia pero literariamente brillantes, uniendo retórica y filosofía.

Internet:

Wikipedia (Esp)Resumen, Casa Del Libro.

Más:

Los estoicos fundan el temperamento firme a partir de un conocimiento sólido. En este momento tendemos a obsesionarnos por lo primero ignorando lo último.

 Del “Conócete a ti mismo” a “Anticiparse a las necesidades de los demás”, llegamos a la práctica de la virtud: el hábito. En la actualidad educamos en valores pero no en virtudes, lo cual sólo conduce a la frustración.

Anuncios