Wittgenstein, Filosofía analítica.

El libro, en una cita:

“De lo que no se puede hablar, hay que callar”. (*)

En una lína:

Hay una correspondencia lenguaje/mundo; la ética está fuera de éste (es trascendental). Por lo tanto, no es expresable: no puede haber proposiciones éticas con sentido, ni juicios de valor absolutos. Lo bueno y lo malo son atributos de nuestros estados mentales. La omnisciencia sólo lleva a la descripción, no a la ética.

Internet:

Wikipedia (Esp), Resumen (PDF), Casa Del Libro.

Más:

Demos importancia a nuestro lenguaje: la forma de expresarnos muestra cómo concebimos y comprendemos el mundo.

Al margen de que Wittgenstein trate de eliminar la ética con razonamientos que, cuando menos, no se corresponden con la realidad del día a día, me llamó la atención la importancia que da a las experiencias humanas (expresables). Empezando por asombrarte de la existencia del mundo (no podemos concebir su no existencia), el autor afirma que la mayor y última experiencia es lograr sentirte absolutamente seguro.

 (*) Texto extraído de ensayos sobre Wittegenstein, pero corresponde a una de las conclusiones del Tractatus Logico-Philosophicus.

Anuncios