Raymond Aron, Ensayo sobre las libertades.

El libro, en una cita:

“Las libertades no son un valor supremo”.

En una frase.

La libertad personal es menos prioritaria que el desarrollo económico, y la libertad nacional está por debajo de la eficacia del poder estatal. Ser libre no es lo mismo que ser capaz de hacer algo. 

Internet.

Raymond Aron (wikipedia), más comentarios desde el blog Naranjas de la China, Casa del Libro.

Más.

Las dos formas de organización social más importantes del s. XX han sido el Marxismo y la democracia liberal (Tocqueville). Aron contrapone ambos planteamientos, comparándolos. 

  • Democracia liberal.

En la democracia, la igualdad de oportunidades desemboca en una desigualdad social debido a las diferencias económicas entre familias y a las diferencias de capacidades de los individuos. 

Por otra parte, el legislador toma decisiones ayudado por expertos (con un conocimiento técnico inaccesible por los votantes). Por tanto, ¿cuál es el criterio de los electores? Llegamos así a una política sin ideologías. 

La consecuencia lógica de la filosofía liberal (obediencia a las leyes; libertad por encima de todo) es la democracia (que debe ser vista como un medio – Hayek -, no como un fin). 

Lo opuesto al liberalismo es el totalitarismo (intervención total del Estado). Lo contrario a la democracia es el autoritarismo.

  • Marxismo.

Acusa al capitalismo de disimular la explotación tras la apariencia de libertad e igualdad.  

En cambio, no es capaz de describir una alternativa factible; no acepta una coexistencia pacífica con ninguna otra ideología, y termina alineando más al trabajador una empresa estatal (rusa) que una privada.  

  • Entonces…

¿Qué debemos hacer? ¿Hay que limitar el poder o no? ¿Distribuirlo o centralizarlo en el gobierno? No hay ley sin violencia y sin perder libertades individuales. 

Debemos darnos cuenta, por tanto, que puede ser preferible una sociedad que haya renunciado a ciertas libertades individuales para favorecer la convivencia, la calidad de vida, el desarrollo económico y la eficacia de la administración de los bienes. 

Existe la libertad real, y libertades formales (protección, limitación del principio de autoridad, elección de representantes, etc). 

El peligro es, como hemos visto, creer que la técnica y la organización lleva a la libertad de todos, y que desemboque en un reparto injusto de la riqueza. A dichas cuestiones pretenden responder I. Berlin y Rawls (en este mismo blog).

Anuncios