Alain, Mira a lo Lejos.

El libro, en una cita:

“Coloca las cosas a la distancia que merecen”.

En una frase.

Alain (Émile Chartier) nos propone ciertas reflexiones: conócete a ti mismo, toma decisiones para vencer las dificultades (con el esfuerzo necesario); y toma perspectiva ante los problemas: todo pasa, todo cambia. 

Más.

No se trata de un libro más de autoayuda. En un lenguaje directo y claro nos señala qué debemos hacer para luchar contra la infelicidad. 

 

La felicidad es un logro, algo conquistado: por lo que requiere esfuerzo. La irresolución (el no saber decidir), generalmente debido al miedo a equivocarte es precisamente lo primero que hay que evitar. 

En mi opinión este autor, junto con Russell, Punset y Ortega, es quien mejor sabe transmitir que es necesario dejar de pensar en nosotros mismos y tomar responsabilidad hacia los demás: es la mejor forma de aprovechar nuestra vida y hacerla mejor a los demás. 

Hay muchos ejemplos de nuestra educación egocentrista: tendemos primero a culpar a los demás de nuestros problemas, nos afecta más un pequeño accidente cercano que una gran desgracia en la otra punta del mundo, nos recreamos en nuestra propia tristeza, nos quejamos del pasado sin actuar… 

Por otra parte tendemos a creernos únicos, tanto en pensamientos como en experiencias. El irnos distanciando de los pensamientos del grupo para formar nuestra personalidad (individualización) hace que nos aferremos a ideas y nos identifiquemos con ellas. Por tanto, tendemos a creer (a veces subconscientemente) que modificar alguna de ellas es, en cierto modo, traicionarnos a nosotros mismos. 

Por otra, nos creemos que las experiencias que vivimos son únicas, cuando en realidad todo el mundo pasa por situaciones que, aún siendo muy duras, no dejan de ser bastante frecuentes: una ruptura, una enfermedad, dificultades económicas, rechazos afectivos… En ello se basan los supuestos mentalistas para predecir nuestro futuro (Ian Rowland): tanto en lo común de estas vivencias, como en nuestra firme convicción de que somos únicos y especiales. 

Internet.

Anuncios