Jesús Mosterín, Historia del Pensamiento. Los Cristianos.

(Esta entrada forma parte de una serie de lecturas sobre las diferentes religiones mayoritarias: de la India, de China, protestantismo, judaísmo, Islam… Así como la visión de la Religión por parte de filósofos (Kant, Heiddegger, etc)…Pretenden dar una visión objetiva y neutra sobre cada una de ellas; aunque probablemente parezcan subjetivas según la creencia de cada cual).

El libro, en una cita.

“Pablo de Tarso es el ideólogo de lo que hoy conocemos como cristianismo”.
En una línea.
El planteamiento helenizante (y de vocación universal) de Pablo triunfó sobre el hebraizante del hermano de Jesús (Jacobo) tras la caída del templo de Jerusalén. Muchos dogmas principales del cristianismo (Trinidad, Pecado Original) surgieron posteriormente, al tratar de conciliar la filosofía clásica (Platón) con la fe. Con el interés por el mundo (comercio; ciudades) el Aristotelismo se integró en el pensamiento cristiano, hasta nuestros días.

Más.
Muchos de los dogmas de fe de hoy en día responden a una serie de luchas de ideas que tuvieron lugar entre los siglos IV y IX. Las decisiones tomadas responden al pensamiento filosófico de la época (Platón) y a la necesidad de apoyar un Imperio en una Religión unica (Teodosio y Constantino). No nos perdamos, por tanto, en las discusiones teológicas de otro tiempo.

 

Este libro puede herir la sensibilidad de quien haya tomado por dogma todo lo que se le ha explicado de niño respecto a Jesús. En mi opinión, no altera el mensaje que nos ha llegado (que hubiera sido perfilado por Pablo en lugar de por Jesús no deja de ser, pienso, anecdótico). Pero hay frases que pueden chocar a muchos:
    • Las escrituras hebreas nunca mencionaron la Resurrección de Jesús.
    • Los Evangelios tienen fuentes distintas, contradictorias (Jesús como santón, como como hijo de Dios, como rebelde fracasado, como descendiente del Rey David…).
    • Los textos se seleccionaron en los s. I y II en función de la situación política de entonces: las comunidades cristianas se fueron separando de Jerusalén, con la consecuente lucha de poderes e ideas entre ellas.
    • La propagación del cristianismo se ha debido siempre a las armas, no a las ideas (anglicanismo, protestantismo, ortodoxos, católicos…).

Se explican los cismas de la Iglesia (ortodoxa s. XI, anglicana s. XVI), las distintas ramas (puritanos, batistas, cuáqueros, etc), órdenes (mendicantes, militares) y los principales pensadores (Orígenes, Boecio, Tomás de Aquino, Melanchton). 

Qué importante es, también en religión, conocer la historia para tener la perspectiva adecuada para interpretar las ideas a las que te aferras. 

Un libro, en definitiva, interesantísimo, pero que tiene tal vez un tono más crítico a esta religión que a otras de la misma colección.

Internet.
Anuncios