Naturaleza.

Reflexión previa.
Tal vez el objetivo inicial del arte fue copiar a la naturaleza. Representar en un objeto creado por el hombre aquello que nos rodea. 
Echando la vista atrás, desde los intentos más toscos de las cuevas de Altamira (aunque técnicamente importantes, según Gombrich) hasta el hiperrealismo, parece que se ha conseguido el objetivo. Por otra parte, la aparición de la fotografía ha provocado que el arte se reinvente a sí mismo de nuevo. 
En este caso, en cambio, he tenido la impresión de que esta obra de arte (más aún en vivo, como suele ocurrir) me ha resultado de una belleza superior al original del que se ha inspirado. 
¿Has tenido la ocasión de ver alguna representación de la naturaleza que haya sido capaz de superarla?
Obra:
Jardín de Aranjuez, glorieta II (1907). 
Santiago Rusiñol, Jardín de Aranjuez. Glorieta II.

Santiago Rusiñol murió precisamente en Aranjuez, mientras dedicaba los últimos años de su vida a pintar sus jardines. 

Internet:
Autor – Santiago Rusiñol (Wikipediamuseo Reina Sofía, citas célebres). 
Obra – Jardín de Aranjuez, Glorieta II: selección de obras
Museo Reina Sofía (WikimediaMuseo).
Anuncios